Unir estos tres elementos, propiocepción, yoga y osteopatía visceral, parece muy ambicioso. Sin embargo, hay una relación básica entre ellos: el conocimiento de nuestro propio cuerpo.

El sistema propioceptivo actúa en nuestro cuerpo como un sistema asociado a nuestra estructura muscular, ligamentosa, articulatoria y de nuestras vísceras, de tal manera que habitualmente este sistema está enviando señales al SNC (Sistema nervioso central) ce cuya respuesta se encargará nuestro cerebro después de procesar la información.

¿Te has preguntado alguna vez por qué sabemos reconocer cuándo estamos a punto de perder el equilibrio? ¿Por qué hay una respuesta inmediata de recomponer nuestra postura y volver al equilibrio? ¿Por qué si cerramos los ojos tenemos cambios en nuestra manera de caminar o movernos?

Todo ello, el caminar, el movimiento, está “vigilado” por nuestro sistema propioceptivo. Y sabemos que, como cualquier sistema, puede ser mejorado y afinado, logrando una respuesta más rápida y preventiva de nuestro organismo.

¿Y el yoga? Es una disciplina que nos lleva a sentir cada movimiento, a ser capaces de estar con nosotros mismos y solo con nosotros mismos en la realización de diferentes movimientos (asanas) que, haciéndolos de manera consciente, elevan nuestra percepción corporal y facilitan la comunicación cuerpo-mente. En el yoga te construyes con cada asana, te sientes en el momento, te abres a una completa manera de percibirte en el mundo, y se produce también una elevación espiritual.

Si cierras un momento los ojos y te concentres. ¿Sabrías decir cómo estas colocad@?, ¿describir tu postura?, ¿llevar tu mano derecha hacia tu mano izquierda?

En yoga, que no se practica con ojos cerrados – o no necesariamente- continuamente se está concentrado en el movimiento y éste surge de manera cada vez más precisa, porque vamos afinando nuestro sentido de la propiocepción.

Pero también las vísceras, estómago, pulmones, bazo, páncreas etc. tienen no solo una localización que puede ser percibida, sentida, sino un movimiento –lo que se llama motilidad de la víscera que utilizaa unas superficies de deslizamiento, las serosas-. Podemos aprender a notar nuestras vísceras y darnos cuenta de la importancia de cuidar las serosas, que no se inflamen; en fin, todo un trabajo de percepción que nos hará más conscientes de lo que ocurre en nuestro cuerpo.

Con el yoga podemos aprender a ser cada vez más nuestros propios osteópatas estructurales, saber por qué ciertas asanas van a mejorar nuestro sistema articulatorio en la parte correspondiente de nuestro cuerpo; nuestro propio osteópata visceral cuando realizamos presiones o activamos ciertas vísceras con efecto desintoxicante; en definitiva, aprender a conocer nuestra herramienta principal de vida: nuestro cuerpo.

Investiga, experimenta, nutre tu percepción a través del movimiento, la *viscerocepción” y hazlo de forma relajada y emocionalmente equilibrada. [i]La práctica del yoga te facilita esa experiencia, pero cualquier ejercicio de propiocepción que intencionalmente realices uniendo técnicas de movimiento, yoga, posturología, etc. van a ayudarte en tu forma de vida y en la capacidad de sanar.

  • “Viscerocepción” no está recogida como palabra en el Diccionario, pero ese entiende su posible significado.

Consigue gratis esta Guía para conocer uno de nuestros productos.

En 5 sencillos pasos conocerás y practicarás Mindfulness sin esfuerzo. Si es de tu agrado, no dudes en contactarnos. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Estela Pérez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de cookies    Ver Política de cookies
Privacidad