Siempre estamos respirando, claro. Pero, ahora con el verano, las vacaciones, más tiempo libre, parece como si el cuerpo nos pidiera soltarnos a respirar de una manera abundante, plena.

Las técnicas de respiración han sido siempre una base firme de salud. Cuando hay un déficit de salud, lo primero que se afecta es nuestro sistema respiratorio: el ritmo de respiración cambia, a veces de manera imperceptible. Restaurar el ritmo respiratorio es a menudo tan sencillo como salir a la Naturaleza y abrir nuestros pulmones plenamente con unas cuantas respiraciones bien nutridas de oxígeno.

También pueden ayudarnos dos sencillas técnicas que conjuntadas van a permitirnos llenarnos de energía y a la vez liberar toxinas. Practícalas, si lo deseas, no tienen contraindicaciones. Únicamente, si no estás acostumbrado/a a realizar respiraciones conscientes, puedes notar síntomas de pequeños mareos que desaparecen al volver a tu respiración habitual.

  1. Pranayama de inspiración de energía

Desde una postura cómoda para ti, entorna los ojos y fíjate durante unos segundos en la respiración que ahora tienes sin intentar modificarla. Observa tu respiración durante unos segundos.

Comienza ahora a respirar conscientemente inhalando durante 8 tiempos (se trata de contar hasta ocho mientras vas llenando tus pulmones). Retén el aire 4 tiempos. Suéltalo en 4 tiempos. Secuencia: 8-4-4

Cada secuencia es un ciclo. Realiza el ejercicio durante 21 ciclos y después vuelve a tu respiración habitual el tiempo necesario para encontrarte de nuevo con la actividad que vaya a realizar.

Ahora puedes iniciar la secuencia siguiente como complemento a la anterior y así habrás completado un ejercicio de depuración energética a través de la respiración. También puedes realizar cada pranayama por separado, tú eliges si lo que en este momento necesitas es llenarte de energía o soltar. La combinación de ambos es ideal, pero siempre será tu propio estado y decisión quien indique el uso de estos ejercicios.

  1. Pranayama de exhalación de energía negativa (vaciado pulmonar)

Desde la misma postura de comodidad para ti, observa durante unos segundos tu ritmo respiratorio. Entorna lo ojos y disponte a realizar una respiración consciente.

Inhala profundamente en 4 tiempos. Retén la respiración durante otros 4 tiempos y exhala vaciando tus pulmones en 8 tiempos. Trata de acompasar los tiempos de inhalación y exhalación con el conteo. Al principio puede resultarte forzado, pero poco a poco lograrás hacerlo sin dificultad.

Secuencia: 4-4-8

Cada secuencia es un ciclo. Realiza el ejercicio durante 21 ciclos y después vuelve a tu respiración habitual el tiempo necesario para encontrarte de nuevo con la actividad que vaya a realizar.

Feliz verano

“La respiración es el puente que conecta la vida con la conciencia, que une tu cuerpo a tus pensamientos”. Thich Nhat Hanh.

Consigue gratis esta Guía para conocer uno de nuestros productos.

En 5 sencillos pasos conocerás y practicarás Mindfulness sin esfuerzo. Si es de tu agrado, no dudes en contactarnos. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Estela Pérez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Raiola Networks que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de cookies    Ver Política de cookies
Privacidad